Noticias

Los países emergentes se consolidan como clientes argentinos

Las exportaciones argentinas terminaron el primer semestre con un alza en todo el periodo de 5,5% (aunque, a la vez, desde el inicio del año vienen reduciendo su performance mes a mes, y en junio descendieron 1,4%).

Luego del ajuste cambiario, el nuevo tipo de cambio concede a los exportadores un marco de mejores costos medidos en moneda dura. Sin embargo, la volatilidad cambiaria y las complejidades que se mantienen en el ambiente de negocios (entre ellas la alta inflación y las elevadas tasa de interés), hacen pensar que la recuperación de las exportaciones no será rápida.

Si se advierte que la previsión del mercado es que el precio del dólar sea a fin de este año de 31,72 pesos (precio del dólar futuro a cotización de fin de julio), lo que implica una devaluación desde el inicio del año de 67%; y que la expectativa de los especialistas (relevada en el REM del Banco Central) es que la inflación anual sea de 30,3% anual, está claro que las condiciones de costos de producción medidos en dólares mejorarían en la Argentina. El tipo de cambio real multilateral está hoy 26% por encima del de inicios de año.

Pero, entonces, hay otra pregunta para hacerse: si las exportaciones se recuperan, ¿hacia dónde lo harían?

Los dos principales actores del comercio internacional (China y Estados Unidos) se debaten en una guerra comercial y no está claro qué impacto tendría eso en el comercio mundial. Sin embargo, las exportaciones totales -de bienes y servicios- en todo el mundo crecieron el año pasado 4,7% (el mayor porcentaje en muchos años; y llegaron a unos 22 billones de dólares) y, hasta ahora, la OMC pronostica -en principio- para el año 2018 un alza de otro 4,4%.

Pero, ante este fenómeno, y tratando de prever hacia dónde crecerían las exportaciones argentinas, algo para advertir en esta materia es que nuestro país, aún con exportaciones débiles, está consolidando un movimiento de “mudanza de mercados”, iniciado hace algunos años hacia los países emergentes. Específicamente en el corriente 2018, si se analiza la performance de las exportaciones en los meses del año en curso transcurridos y medidos por el Indec, se descubre que, en verdad, son los países emergentes los que están sosteniendo las exportaciones argentinas. Efectivamente, de los 30 principales destinos para las exportaciones de nuestro país en lo que se ha medido del año a la fecha, 22 son países emergentes y solo 8 son desarrollados (en la lista de principales 20 destinos para las ventas externas, además de los tradicionales Brasil, China y Chile, se destacan Vietnam, Argelia, India, Egipto, Indonesia, Malasia y Arabia Saudita).

La Argentina exportó en el período medido del año en curso el total de 8552 millones de dólares a América Latina, 466 millones de dólares a países europeos no desarrollados, 6054 millones de dólares a países asiáticos no desarrollados y 2236 millones de dólares a países africanos. Esto permite concluir que del total de 24.749 millones de dólares exportados en el período, 17.308 millones de dólares fueron exportados -en los primeros 5 meses de 2018- a países emergentes (o no desarrollados), mientras que fueron 7441 millones de dólares los exportados a países desarrollados. Esto es: la Argentina exportó en el período medido hasta ahora el 70% (69,93 por ciento para ser exactos) a países emergentes y el 30% a desarrollados.

Fuente: La Nación


Asóciese a la Cámara de
Comercio Exterior de Rosario

Forme parte de nuestra institución
y acceda a servicios especializados para la
internacionalización de su empresa

Asóciese

Newsletter

Suscríbase para recibir la agenda
más actualizada del comercio internacional